Bienvenido al Diario audiovisual de Imanol Sánchez.

“Desafiarse a uno mismo es el único camino que conduce al crecimiento”.

El 23 de abril de 2015 me presenté en la plaza de toros de La Misericordia como matador de toros, corté una oreja a una seria corrida de toros de Luis Algarra.

Pues bien desde aquel día por las vicisitudes que abundan en los complejos entramados internos taurinos, a pesar del triunfo y del cariño que me profesan todos mis paisanos no he vuelto a tener oportunidad alguna en dicha plaza, con permiso del lector recalcaría, no he tenido oportunidad de volver a pisar mi plaza.

Desde aquél día constaté que la meritocracia en ocasiones no es suficiente para alcanzar aquello que uno se propone o aquello en lo que uno sueña.

Pero te diré algo; los pronósticos están para romperlos, y los retos para superarse uno mismo y dar ejemplo. 

Sabedor de que plazas como Zaragoza son las que pueden relanzar la carrera de un torero, decidí luchar por aquello que me gané y por aquello en lo que creo.

Para unos seré un tipo peculiar, diferente digno de admirar por reivindicar lo ganado de esta forma disruptiva y poco habitual en lo taurino, para otros un chalado que nada tengo que hacer, pero aquí estoy, con el trabajo diario como buque insignia y la valentía de ser diferente, para demostrar a unos y a otros, que tarde lo que tarde, quizás sea este año o quizás tarde un poco más, que mí reivindicación por volver a mi plaza, no es pataleta de niño enfadado.

Te invito a que seas partícipe de ella a través de este vídeo-blog hasta que llegue el día de volver a La Misericordia. #CaminoALaMisericordia

Todos los capítulos en un clic

null